Libro electrónico o libro tradicional

Hoy quiero hablar sobre si es mejor un libro electrónico o el libro tradicional de toda la vida. Hace poco mi compañera Sara publicaba una foto en Instagram de un libro que había leído en su libro electrónico. Tanto a ella como a mí nos resultan muy útiles los libros digitales, pero como Sara bien dijo, son un rollo para hacer fotos bonitas.. Pero hubo muchas opiniones diferentes que fue el detonante de escribir este post, reflexionando y exponiendo datos sobre el tema.

Yo utilizo mucho el Kindle, el libro electrónico de Amazon. Me lo compró mi marido cuando estaba embarazada de la pequeña y a los 6 meses me obligaron a hacer reposo absoluto. El pobre estaba ya harto de ir a comprarme libros (ya que me gusta leer en versión original) y un día me lo regaló. Yo la verdad es que no estaba muy convencida, ya que soy una apasionada de los libros de papel, pero tengo que admitir que durante ese período me resultó muy, pero que muy útil.

libro electronico o libro tradicional

¿Cuáles son las ventajas de los libros electrónicos? En mi punto de vista un gran punto a favor es la cantidad de libros que podemos tener almacenados y no ocupan nada de espacio y tampoco están ahí recogiendo polvo……Algo que se agradece cuando una vive con un alérgico… Otro punto a favor es que tengo miles de títulos a mi disposición al momento y a un precio más asequible que el libro tradicional. ¡Ah! Y nunca me encuentro con que están agotados. Además siempre encuentro los libros en diferentes idiomas. ¡Porque no os podéis imaginar la de vueltas que daba para encontrar libros en versión original! Sí, sí, era durante la época que no existía Amazon España. ¡Me gastaba una de dinero, que pa qué! Aunque bueno, si soy sincera…..no es que gaste menos ahora..porque con el rollito este de que con un click compras un libro… Y bueno, admito que sigo siendo una adicta a los libros…¡que le vamos a hacer! Pero sí, he de decir que con el Kindle compro muuuuchos libros y quizá leo más..

Otra de las ventajas del Kindle es que lo puedo llevar a todas partes y apenas pesa. Eso sí, no os marchéis de vacaciones sin el cable, porque si no ¡os quedáis a media lectura! Aunque he de decir que la batería dura muchísimo…

No tengo experiencia con otros libros digitales, pero me gusta que el Kindle no tenga la pantalla iluminada, ya que cuando leo mucho en el ordenador, mis ojos se cansan más y me empiezan a escocer.También tengo escuchado que para las personas con problemas de vista, los libros electrónicos les resultan más fáciles, ya que pueden adaptar el tamaño del texto a sus necesidades. Sé que hay varias personas que utilizan mucho los servicios que ofrece el Kindle, como subrayar, el diccionario etc. Pero yo personalmente, nunca lo hago. Y por último a favor del libro electrónico está el tema del medio ambiente; que sí señores, que resulta que es más amigable el libro electrónico que el libro de papel. Aunque también los hay que opinan que no es así basándose en la basura electrónica y la cantidad de energía.

Son muchos los puntos a favor del libro electrónico, pero no puede imitar el tacto y el olor al libro tradicional. ¡Me apasiona tener un libro entre mis manos, tocar y oler las hojas! Y aunque suelo comprar mucho online, me encanta ir a las librerías y ojear con toda la tranquilidad del mundo los libros expuestos.

No suelo escribir ni subrayar en un libro….no sé… llamadme rarita, pero tengo la impresión que lo estoy profanando. Suelo leer bastante rápido y solo me paro cuando no recuerdo algo o quiero ver lo que pasa un poquito más adelante. Esto es algo que odio del libro electrónico, no poder retroceder cuando no recuerdo algo. Bueno, poder ser puede, pero luego es un rollo volver a la página actual. También me gusta ver el número de páginas y saber por dónde voy o cuanto queda de libro.

Varios estudios pequeños sugieren que la lectura en papel en lugar de en una pantalla electrónica es mejor para la retención de la memoria y el enfoque. En el periódico The Guardian leí una vez un informe sobre un experimento realizado en la Universidad de Stavenger en Noruega en el que se les dio a varias personas una historia corta para leer en un Kindle o en un libro de bolsillo; Cuando fueron interrogados más tarde, aquellos que leyeron el libro de bolsillo tenían más probabilidades de recordar los puntos de la trama en el orden correcto. Esto se atribuye al hecho de que el papel proporciona marcadores espacio-temporales. Es decir, la sensación del papel y el acto de dar vuelta a las páginas sirven como marcadores de la memoria.

Pero también hay puntos de vista contradictorios, en los que se argumenta que el rendimiento con respecto al modo de lectura depende de la actitud y preferencia del lector. En fin, que en Internet encontraremos todo tipo de opiniones y estudios que alaban un producto y odian el otro.

Como me gustan toooooodo tipo de libros, no solo novelas, prefiero los libros tradicionales. El libro electrónico pierde los colores de las ilustraciones, de las portadas y de las fotografías. No me puedo imaginar los libros infantiles o álbumes ilustrados en versión digital. Además ese momento como madre que me siento con mis peques para leer juntas un libro es maravilloso y no sería lo mismo utilizando el libro electrónico. Por todo esto seguiré comprando y coleccionando los libros de papel. El libro electrónico ha llegado para quedarse y también seguiré utilizándolo, aunque no con la misma pasión. Los dos formatos tienen cabida en nuestro mundo.

Un libro siempre será mi mejor regalo. ¡Avisados quedáis!

¿Y vosotros qué opináis?

 

 

 

About Priscila Martínez

Nací en Galicia. Ahora, en Barcelona, aunque me considero una ciudadana del mundo. En casa se hablan unos cuantos idiomas. Madre de dos elfas, digo, hijas.

¡Compártelo!

Categorías: Literatura adultos

1 comentario

  1. Inés
    11 Enero, 2017

    Me pasa lo mismo, prefiero mil veces el papel, pero el electrónico me da mucho juego para viajar, para leer libros muy voluminosos… ¡Y por cuestiones de espacio! Me gusta tener los libros, pero reconozco que muchos son de leer y listo, no son candidatos a una relectura o a que mi niño pueda leerlos de mayor.

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *